¿Qué representa la figura del capitán en el hockey sobre césped?

El reglamento de hockey hierba en su artículo 3 nos habla sobre la figura del capitán y sobre la obligación de que cada equipo disponga de uno.

3.1 Un jugador de cada equipo debe ser nombrado capitán.

3.4 Los capitanes son responsables del comportamiento de todos los jugadores de su equipo…

Pero más allá de lo puramente reglamentario, el capitán de hockey hierba es una figura necesaria en la gestión de un equipo. En palabras de Luis Scola, capitán del mítico equipo argentino de basket ganador entre otras cosas de dos oros olímpicos, ser capitán esta ligado con palabras como «responsabilidad, placer, esfuerzo, marcar el camino, ser referente, ser ejemplo.» 

Está claro que el papel del capitán está destinado a jugadores especiales, jugadores que se diferencian del resto del grupo.



¿Cómo elegir a un buen capitán en hockey?

Ser capitán es un regalo (Sergio Vigil, «Cachito»)

Los entrenadores deberán enfrentarse pronto con la situación de elegir a un capitán. Sin embargo, en categorías inferiores es preferible rotar esta posición por todos los jugadores. De esta forma el jugador tendrá la oportunidad de, al menos, durante una semana o partido, tener el privilegio y la responsabilidad del puesto.

En cambio, a medida que el equipo vaya creciendo deberemos elegir una figura más estable. Para ayudaros a realizar este proceso hemos reunido algunas de las características.

Características que debe poseer un buen capitán:

  • Empatía, ser capaz de conversar con todos los jugadores y el staff, mostrando interés verdadero por sus problemas y dudas.
  • Capacidad de comunicación tanto en el terreno de juego como fuera de él. Un buen capitán no evade los problemas, los enfrenta y escucha.
  • Asertividad: ser capaz de defender los intereses del equipo frente al grupo. En un equipo se darán momentos en el que los egos de los jugadores dificulten el trabajo grupal. El capitán debe ser capaz de decir no a tiempo y posicionarse del lado del interés grupal.
  • Tener actidud positiva y trabajar en la solución de problemas. 
  • Ser un ejemplo de conducta dentro y fuera del campo. Debe mostrar un gran respeto por el juego, los compañeros, los rivales y los árbitros.

capitán hockey césped

Uno de los errores comunes a la hora de elegir a un capitán es colocar al mejor jugador. Saber jugar y demostrar tener las competencias técnicas no siempre va ligado con tener las habilidades para liderar y relacionarse con el equipo. El entrenador solo tiene que observar las relaciones durante el juego y en el vestuario para visualizar al líder del grupo, el que realmente es influyente y un ejemplo para todos los jugadores. Si este jugador, además, es uno de los mejores, será un valor añadido al puesto de capitán.

¿Y si elegimos a más de un capitán?

En la práctica nos encontraremos que dentro de los equipos se establecen relaciones que pueden confluir en que aparezcan diferentes líderes. También puede ocurrir que no exista una persona que reúna todo lo que queremos de un capitán, pero que esas características estén repartidas entre 2 o 3 jugadores clave. En estas ocasiones el entrenador puede optar por buscar una fórmula con varios capitanes y trabajar de manera conjunta, en grupo, para que trabajen hombro con hombro por el equipo.

«No existe un modelo de capitán. Cada capitán es diferente»

Si se decide optar por esta solución, se tendrá que tener claro el ámbito de actuación de cada uno de ellos y la importancia de mantener un mismo discurso. Así se evitará caer en contradicciones que puedan ocasionar la división del grupo en subgrupos.

El capitán y el staff técnico:

Sin lugar a duda el capitán debe ser el termostato del equipo, es decir, debe saber medir la temperatura del vestuario y comunicarlo con el entrenador y el resto de staff técnico. A la vez, es importante que se mantenga alineado a la filosofía que el entrenador trata de transmitir, pero sin alejarse de los intereses del equipo.

Un buen capitán es capaz de escuchar a sus compañeros desde la postura del jugador, pero también desde la perspectiva del entrenador.

Capitán ¿se nace o se hace?

Como ya hemos dicho, hay ciertas características que un jugador debe tener para colocarse la «C» de capitán en el brazo. No obstante, como en todos los oficios, los grandes capitanes se forjan a través de la experiencia del día a día y de los campeonatos. De esta forma aprenden a anticipar los posibles conflictos e intereses del equipo y a ocuparse de ellos antes de que aparezcan.