Uno de los primeros contenidos que trabajaremos en las etapas de formación de los jugadores serán las tareas de pase y recepción. Los ejercicios de hockey para niños deben respetar la etapa de madurez del jugador. Aunque estos ejercicios pueden ser trabajados en etapas posteriores, entendemos que serán entre los 7 y 12 años cuando adquieran un protagonismo claro en el desarrollo de las habilidades motoras del jugador de hockey.

Como se muestra en el diagrama superior el niño entre 7 y 12 años está lo suficientemente desarrollado para comenzar a aprender técnicas como el pase y la recepción, ya que el trabajo de técnicas de coordinación fina (por ejemplo, la conducción) las ha aprendido en etapas anteriores. A continuación os mostramos dos ejercicios para trabajar con vuestros jugadores en las primeras partes de los entrenamientos.

1. Rombo de pase en conducción

Número de jugadores:

  • 4-6.

Material:

  • 4 conos.
  • Bolas.

Organización:

  • Rombo de unos 10-15 metros de lado.
  • Jugadores repartidos en dos filas enfrentadas entre sí.

Ejecución:

  • La bola comienza en una de las dos filas.
  • El entrenador marca una dirección hacia la cual se conducirá y se realizará el pase.
  • El pase se realiza en carrera justo al sobrepasar el cono.

Puntos importantes:

  • Posición de la bola: adelantada para facilitar el pase.
  • El jugador que recibe: realiza recepción abierta para salir en la dirección del pase.
  • Cuando se cambia la dirección: el pase se puede realizar de revés o de derecho dejando la bola atrás.

2. Pases por filas + sprint con cambio de dirección

Número de jugadores:

  • 4-6.

Material:

  • 4 conos.
  • Bolas.

Organización:

  • Rombo de unos 10-15 metros de lado.
  • Jugadores repartidos en dos filas enfrentadas entre sí.

Ejecución:

  • La bola comienza en una de las dos filas.
  • El entrenador determina el tipo de pase (push, látigo, golpeo).
  • El jugador, después de pasar, corre a máxima velocidad para rodear el cono exterior y llegar a la fila donde pasó.

Variantes:

  • Manteniendo la estructura del ejercicio, varía el tipo de pase a realizar.
  • Podemos aumentar la distancia del rombo dependiendo del tipo de pase. A más fuerza, mayor distancia.

Puntos importantes:

  • Centrarse en un principio en la precisión del pase. Al derecho del compañero.
  • Más tarde, enfocar la atención sobre la potencia del pase.