El portero de hockey hierba: velocidad de reacción

A menudo encontramos la palabra reflejos como sinónimo de velocidad de reacción, cuando en realidad son dos términos que se refieren a diferentes conceptos. En el artículo de hoy os daremos algunas pautas de cuales son las variables que determinan la velocidad de reacción y cómo podemos trabajarlas en nuestro portero o portera.

reacción

¿Tienes buenos reflejos o una buena velocidad de reacción?

A menudo en los campos de hockey podemos escuchar la frase “¡qué buenos reflejos tiene!“, cuando un jugador o portero realiza una acción casi imposible para parar o evitar una bola. Pero he de deciros que usamos esta expresión equivocadamente, pues en la ciencia del deporte y la fisiología deportiva el reflejo hace referencia a una reacción involuntaria y por lo tanto no entrenable.

¿Entonces qué tiene el portero? La capacidad de reaccionar de manera más o menos rápida ante un estímulo es lo que conocemos como velocidad de reacción. En la siguiente imagen vemos los puntos que determinan la velocidad de reacción.

velocidad de reacción

¿Cómo puedo entrenar la velocidad de reacción?

Para encontrar formas de entrenar y mejorar nuestra capacidad de reacción debemos fijarnos en cada uno de los procesos y determinar sobre cuales podemos incidir y sobre cuales no.

Percepción

La percepción en el hockey hierba se centraría en la cantidad de información que el ojo y otros sentidos obtienen sobre el estímulo, que generalmente suele ser la bola. Además de este estímulo el jugador también recoge de manera periférica otra serie de estímulos, como colocación del resto de jugadores, que se incorporarán en el procesamiento y posterior devolución de una reacción.

Para el trabajo de la percepción en nuestros entrenamientos podemos jugar con modificar diferentes variables:

1.- Distancia del estímulo o velocidad del móvil: una mayor distancia o la disminución de la velocidad de la bola proporciona un mayor tiempo para procesar y generar una respuesta ante el estímulo. Así mismo si colocamos obstáculos que impidan la visión del estímulo hasta que este esté más cerca, también podemos trabajar la percepción.

2.- Cantidad de estímulos a percibir: si aumentamos los estímulos que puedan distraernos del estímulo principal condicionaremos al jugador a realizar un trabajo de discriminación. Este tipo de trabajo facilitará la concentración sobre el estímulo principal en situaciones de partido.

Reacción

En los puntos de transmisión y procesamiento del estímulo no podemos generar grandes cambios a través del entrenamiento, pero sí tomar decisiones que mejoren nuestro rendimiento (descanso, alimentación, etc). El procesamiento de la información puede ser trabajado a través del análisis de los resultados después de realizar la acción, mediante la retroalimentación del sistema podemos conseguir que los procesos aumenten su rendimiento para futuras ocasiones.

En cuanto a la reacción merece un apartado especial, pues en el se englobaría lo que conocemos como velocidad de acción. Nos referimos al tiempo que tardamos en realizar el gesto de reacción ante el estímulo, por ejemplo estirar el brazo para parar una bola.

Este tipo de velocidad responde a factores fisiológicos y neuronales por lo que su mejora es relativamente fácil a través de trabajo de fuerza y coordinación.

Ejemplo de trabajo de velocidad de reacción en porteras de la selección española de hockey hierba.

A menudo encontramos la palabra reflejos como sinónimo de velocidad de reacción, cuando en realidad son dos términos que se refieren a diferentes conceptos. En el artículo de hoy os daremos algunas pautas de cuales son las variables que determinan la velocidad de reacción y cómo podemos trabajarlas en nuestro portero o portera.

reacción

¿Tienes buenos reflejos o una buena velocidad de reacción?

A menudo en los campos de hockey podemos escuchar la frase “¡qué buenos reflejos tiene!“, cuando un jugador o portero realiza una acción casi imposible para parar o evitar una bola. Pero he de deciros que usamos esta expresión equivocadamente, pues en la ciencia del deporte y la fisiología deportiva el reflejo hace referencia a una reacción involuntaria y por lo tanto no entrenable.

¿Entonces qué tiene el portero? La capacidad de reaccionar de manera más o menos rápida ante un estímulo es lo que conocemos como velocidad de reacción. En la siguiente imagen vemos los puntos que determinan la velocidad de reacción.

velocidad de reacción

¿Cómo puedo entrenar la velocidad de reacción?

Para encontrar formas de entrenar y mejorar nuestra capacidad de reacción debemos fijarnos en cada uno de los procesos y determinar sobre cuales podemos incidir y sobre cuales no.

Percepción

La percepción en el hockey hierba se centraría en la cantidad de información que el ojo y otros sentidos obtienen sobre el estímulo, que generalmente suele ser la bola. Además de este estímulo el jugador también recoge de manera periférica otra serie de estímulos, como colocación del resto de jugadores, que se incorporarán en el procesamiento y posterior devolución de una reacción.

Para el trabajo de la percepción en nuestros entrenamientos podemos jugar con modificar diferentes variables:

1.- Distancia del estímulo o velocidad del móvil: una mayor distancia o la disminución de la velocidad de la bola proporciona un mayor tiempo para procesar y generar una respuesta ante el estímulo. Así mismo si colocamos obstáculos que impidan la visión del estímulo hasta que este esté más cerca, también podemos trabajar la percepción.

2.- Cantidad de estímulos a percibir: si aumentamos los estímulos que puedan distraernos del estímulo principal condicionaremos al jugador a realizar un trabajo de discriminación. Este tipo de trabajo facilitará la concentración sobre el estímulo principal en situaciones de partido.

Reacción

En los puntos de transmisión y procesamiento del estímulo no podemos generar grandes cambios a través del entrenamiento, pero sí tomar decisiones que mejoren nuestro rendimiento (descanso, alimentación, etc). El procesamiento de la información puede ser trabajado a través del análisis de los resultados después de realizar la acción, mediante la retroalimentación del sistema podemos conseguir que los procesos aumenten su rendimiento para futuras ocasiones.

En cuanto a la reacción merece un apartado especial, pues en el se englobaría lo que conocemos como velocidad de acción. Nos referimos al tiempo que tardamos en realizar el gesto de reacción ante el estímulo, por ejemplo estirar el brazo para parar una bola.

Este tipo de velocidad responde a factores fisiológicos y neuronales por lo que su mejora es relativamente fácil a través de trabajo de fuerza y coordinación.

Ejemplo de trabajo de velocidad de reacción en porteras de la selección española de hockey hierba.

By |2018-11-23T13:13:55+00:00septiembre 20th, 2018|Opinión|0 Comments

About the Author:

Entrenador y amante del hockey hierba. Me encanta enseñarlo y seguir aprendiendo cada día nuevas cosas de este fascinante deporte

Leave A Comment

Responsable de los datos: Alberto Ruiz Castillo | Finalidad de los datos: Respuesta a consultas. | Legitimación: gracias a tu consentimiento | Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Webempresa (UE) | Derechos: Podrás ejercer tus derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a info@hockeyejercicios.com o ante la Autoridad de Control. Encontrarás más información en la política de privacidad.